martes, 18 de septiembre de 2012


Moldeando mi carácter a través de los frutos del Espíritu

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. (Gálatas 5:22-23)


El carácter, es algo que nos identifica como personas, puede mostrar nuestro lado bueno y humilde, pero también muestra nuestro lado conflictivo, difícil y orgulloso. Todos nacemos con estas características, unas muy ejemplares y otras que no son dignas de imitar.

Las malas actitudes, se desarrollan por causa del pecado. Dios nos llama a desarrollar los frutos del Espíritu:

1) amor: cuidar de los demas como a nosotros mismos.
2)gozo: en medio de la tormenta regocijarnos del control de Dios.
3)paz: descansar en nuestro Señor.
4)paciencia: saber esperar.
5)benignidad: inclinacion a hacer el bien y pensar bien.
6)bondad: actitud constructiva hacia los otros.
7)fe: Creer a Dios
8) mansedumbre: virtud que modera la ira y sus efectos.
9) templanza: reaccionar de manera equilibrada, ser sobrios.

Estos frutos demuestran que Jesús está trabajando en nuestros corazones. Cristo, nos llama a sustituir lo malo por lo bueno, lo agradable a Sus ojos. Si nos aferramos a cambiar confiando en El Señor, a través de su Espíritu será más sencillo cumplir nuestro propósito en la tierra, pero, si no lo hacemos el lado oscuro de nuestro carácter o personalidad, va a ir dominando nuestra vida y a medida que pase el tiempo, dejaremos de ser dependientes de Dios y seremos dependientes del pecado.

Ora y toma la decisión de ser diferente, ser ejemplo, lleno de los frutos del Espíritu.

bendiciones

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada